Litúrgicas (4)

Una de las prácticas litúrgicas fundamentales es tomar notas al paso. Como remedio al caos y al olvido.
Notas mentales. Notas fútiles, nunca útiles (un guiño a G. Caín y su Habana que no fue la mía —la suya, fiestaba, la mía, marchaba. ¿Cuál es la diferencia entre fiestar y marchar? Ambos son actos públicos, hay bulla, música, altoparlantes, la gente se mueve rítmicamente, tienen un objetivo, o varios, es una celebración).
El odio a la música de Paul Quignard. En el odio a la música hay tanto pasión como en el amor de ella. De eso se trata, de passio, que deriva del verbo pati, patior, padecer, sufrir, tolerar. Tanto el odio como el amor com-parten el dolor [del cuerpo] y el sufrimiento [del alma].
Leí un versículo de la biblia, de la carta de san Pablo a los Gálatas, tan laico que me sorprendió. No recordaba haberlo leído. Y resulta que sí, que es un texto tomado de ese escrito paulino, el que sea instruido en la palabra haga partícipe a su instructor de todas las cosas buenas. ¿A qué se referirá con, “todas las cosas buenas”? Me inclino a pensar que es compartir toda la dicha y el gozo del discípulo, de su experiencia, con el maestro.
Ejecutar la sentencia dictada / es un honor para todos sus fieles [salmo 149]
El sacará a la luz lo que está oculto en las tinieblas y pondrá al descubierto las intenciones del corazón [san Pablo a los Corintios, 4]
More numerous than the hairs on my head / are those who hate without a cause. / Those who attack me with lies / are too much for my strength [salmo 69]
Ms. Lee, Alabama, 2007: “It’s better to be silent”, she told an audience, “than to be fool”.
Como un muerto sin voz Juan el Solitario: Más que en cualquier otra ascesis, esfuérzate en la lectura, porque muchas veces en la oración la mente divaga, pero en la lectura hasta (una mente) que divaga se encuentra recogida. [Carta de Hesiquio]
Años atrás alguien me pregunta si yo era el mismo H de la Iglesia de Reina. No sé, pensé, le dije. Con aquel comparto una biología mucho más deteriorada y memorias.
The face in the mirror: self-awareness and consciousness, the mirror-test…
Pensando en los espejos, en un espejo en el cual trato de mirarme de manera que no se me escape nada y ese ejercicio me hace irreconocible a mí mismo. Pues, ayer pensando en los espejos, entonces leo que Valery también jugaba con los espejos, y jugaba a mirarse en el espejo —el espejo de Valery.
Y ¿qué veo en mi espejo? Algo que es la suma de todo lo que hemos hecho y dicho, todas las decisiones, las deslealtades, los silencios cómplices, las complicidades a voz en cuello.
Te propones un régimen de disciplina que no contemple vacíos, espacios en blanco, para fortalecer tu sentido de responsabilidad… después del último evento… la cancelación solo por falta de sentido de la responsabilidad, por ausencia de compromiso sostenido, por ansiedades sin fundamento.


Popular posts from this blog

Litúrgicas (11)

Confusiones III