Aires fríos recorren la ciudad, tan fríos como la ausencia de arquitectura de la misma o el cinismo de sus notables. Es bueno que lleguen estos fríos de afuera, nos obligan a vestirnos, a dejar de lado, aunque sea solo por un rato, la desnudez de casi todo el año. Está anunciado que va durar una semana y ya muchos dicen extrañar el calor de casi siempre, y cuando hace calor recuerdan el escaso frío -ciudad de contrastes, en la que la imaginación calenturienta siempre derrota a la fría realidad.

Popular posts from this blog

Litúrgicas (11)

Confusiones III