Wednesday, April 15, 2015

Guntar Grass y Eduardo Galeano, a sus memorias y obras

Gunter Grass a través de una notificación de la suscripción online al New York Times. Eduardo Galeano a través de una visita a la página online de El País. Así supe de sus muertes. De la partida de esos escritores que compartieron las palabras y algunos compromisos con la justicia me enteré a través de las nuevas tecnologías de información que van siendo cada vez menos novedosos y más ordinarios. Aunque ambos, seres humanos, cojearon en sus compromisos, legaron literatura de grandes, literatura de referencia en una sociedad tan políticamente compleja como lo fue la finisecular del pasado siglo –su segunda mitad, al menos.
[Una digresión teológica: ¿Dónde estarán ahora Gunter y Eduardo? Sus almas, claro. Podemos imaginar dónde pueden estar sus cuerpos. Sus almas estén quizás rindiendo cuentas de sus pecados, muchos o pocos, terribles o pasajeros. Gunter por su escondida militancia en las SS, no porque haya sido miembro de esos cuerpos élites de la Alemania Nazi, sino por esconderlos sin afrontar la verdad a tiempo, más que a destiempo. Galeano por sus reiteradas pasiones de y sobre los cuerpos, pasiones civiles, educadas, pero pasiones desordenadas al fin y al cabo, en detrimento de la solicitud del alma pura, descarnada, así dictaminaría el jurado del cielo y del infierno administrado desde la tierra…]
Lectura de Grass en La Habana de los ochenta a instancias de un amigo. El tambor de hojalata ciertamente no es una novela de la que guarde un recuerdo imperecedero o formativo. Es una novela que hace aguas en mi memoria de lector. Sin embargo, recuerdo el hecho físico de la lectura, el lugar de la lectura, el peso del libro, las páginas de papel amarillento o acanelado, no sé… No creo que vuelva sobre la novela, quizás lecturas de páginas o algún que otro texto sobre la misma de otros autores… Sin embargo, sus ensayos y memorias están en la lista de lecturas, pending es su status. ¿Por qué Gunter Grass ocultó durante tanto tiempo su pertenencia a las tropas élites de la Alemania Nazi? Su participación debió ser escasa dada su edad… Quizás la excesiva vergüenza o la desconfianza en que este dato pudiera arruinar su papel de conciencia moral de la Alemania post-guerra,… o su carrera de escritor… Porque su activismo político en contra de las injusticias sociales y la constante denuncia del pasado alemán pudiera haberse visto minado si entregaba ese pedazo de biografía suya. Aun así, es muy extraño que un moralista como él renegase de su pasado –la esencia de la moral es la verdad, la verdad asumida en toda su desnudez y con todo el dolor. Si hubiera asumido en sí mismo todo el horror del pasado que denunció con tanta pasión hubiera sido más creíble. De cualquier manera la obra de Gunter Grass es el testimonio de un siglo de guerras frías y calientes, de ideologías tenidas por verdades reveladas. La lectura de la obra del autor alemán es de gran valía para la comprensión del siglo veinte, sirve como guía de eventos, personalidades, complejos y sucesos. No solo la obra, la vida de Grass es la silueta de ese siglo que disputo como mío también.
Eduardo Galeano en la escasa televisión cubana de los setenta. Galeano sentado leyendo sus textos que fueron premiado en el concurso “Casa de las Américas”, 1975. Poco a poco fui aprendiendo de él, de su escritura, escuchando algunos amigos referirse a él, leer juntos algunos textos suyos, hasta que llegó la revelación a principio de los años ochenta con “Las venas abiertas de América Latina” y con ella, la comprensión de las injustas relaciones entre las Américas, y el histórico reclamo de justicia y respeto… Y leer después, muchos años después de haberme mudado de América, que él, Galeano, rehusaba leer el libro, su libro, el libro de las revelaciones… Y busqué diferentes versiones para comprobar que el New York Time lo estaba usando, manipulando, tergiversando, pero encontré más confirmaciones de que el propio Galeano se alejaba de su propia obra… Más doloroso fue leer la bienvenida que le dieron por acá, por esta ciudad de Miami. Entonces escribí este texto: “According to a The New York Times’s article dated back in May 23, 2014, the Uruguayan writer, Eduardo Galeano, “disavows” his book, “The Open Veins of Latin America”. It is sad that an accomplished writer gives up his own work. Even though the philosophical or political views change, authors should stand up their works. Galeano has renegaded of a work that has become not a bible as many people say, but an indispensable reading on Latin American history. It is a historical account from the perspective of the losers as the anonymous Aztec relaciones on the Spanish conquest, The Broken Spears. Galeano said he was an ignorant on political economy at the time he wrote that book –every word he says to justify his change of mind on his own book makes it worse. The Times cited him saying in Brasilia, “I wouldn’t be capable of reading this book again; I’d keel over. For me, this prose of the traditional left is extremely leaden, and my physique can’t tolerate it”, a phrase that should not have never said. He showed some doubtful attitudes during the events that that led to three death sentences in Cuba in 2003. He judged the Cuban government because of that action. Later he retracted and admitted the exceptional circumstances that led the Cuban government to take such extreme measures. And now these comments on a book that made him a renowned author. There is something disappointing here… His American publisher, Michael Yates, scared with a declining in the sales said something that is as true as a rock, “Please! The book is an entity independent of the writer and anything he might think now.” Mr. Yates is right –nothing will change the validity of Galeano’s “Open Veins”. It will always be a reference to discuss, to agree and disagree, to correct with the new realities, and it is also is an unquestionable depiction of the history of Latin America. [Solavaya: Muerto en vida está Galeano: Montaner lo acoge, lo bendice con la trinidad del mercado, la libre empresa y la desregulación y le regala esta humildísima sentencia final: “Me gustaría creer que parte de la educación de Galeano y de su rectificación vienen del examen de estos libros. [Con ‘estos libros’, Carlos A. Montaner se refiere a unas cosas ahí escritas con el hijo de Vargas Llosa y Plinio Apuleyo Mendoza]  Si es así, ha valido la pena haberlos escrito.”]

 

Monday, April 13, 2015

Ay! La realidad

Hace un mes, a principios de marzo, Padura, el escritor premiado adentro y afuera, aterrizó “en Madrid con las alforjas llenas”, así lo describió El País español en su edición del nueve de marzo pasado. Padura se ha convertido en una especie de intelectual público que, sin hacer filosofía o reflexión social, establece criterios para enjuiciar la realidad de Cuba. Y esos criterios, este es mi criterio, son un arcoíris de percepciones y hechos que las hace pasar por contundentes pruebas del fracaso del socialismo cubano, de las políticas revolucionarias, del modelo socio-político y económico cubano de los últimos cincuenta años. Padura emplaza a  sus lectores reales o hipotéticos con una pregunta de esquina de barrio, “¿Alguien puede decirme que una sola de esas actitudes no ocurrió, no ocurren todavía, que he exagerado un ápice?”. Esas actitudes son el alcoholismo, la emigración y la prostitución… Si esas actitudes son los criterios para evaluar el triunfo o el fracaso de una sociedad, de un modelo, de un proyecto entonces hay que concluir que la sociedad contemporánea es un absoluto y redondo fracaso. Según el National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism, una agencia gubernamental norteamericana, “En el 2013, 86.8% de la población mayor de 18 años  reportó que había consumido alcohol al menos una vez en su vida; 70.7% reportó haber consumido alcohol el año anterior; 56.4% dijo haber consumido alcohol el mes anterior.” Según el sitio web Havocscope, un sitio dedicado a las estadísticas que se pueden recopilar sobre actividades económicas ilegales, el número de prostitutas en los Estados Unidos alcanza la cifra de un millón. La agencia del gobierno, Federal Voting Assistance Program, estima entre 4.5 y 6.5 millones el total de ciudadanos norteamericanos que viven fuera de los Estados Unidos, por razones de trabajo, estudio o familiares. ¿Es la sociedad norteamericana una sociedad fracasada? ¿El modelo democrático-burgués está agotado? Según los criterios de Padura vamos a la debacle. Si esas estadísticas se ajustan a la realidad de un país con una economía tan desarrollada entonces que cabe esperar de países subdesarrollados, carentes de recursos energéticos, dependientes de industrias básicas muy vulnerables como el turismo o las exportaciones agrícolas. Creo que lo que alarma a Padura, y a mí, es el contraste. El contraste entre los primeros treinta años de sociedad revolucionaria y los años subsiguientes al colapso de la Unión Soviética y el campo socialista es lo que desconcierta y deja perplejo. La perplejidad y el desconcierto del contraste. Lo que llevó a  muchos de los coetáneos del escritor Padura a alcoholizarse, prostituirse o emigrar no fueron las políticas revolucionarias de educación y salud pública universal, ni las de seguridad social, ni la ley de reforma urbana y agraria, ni la concentración de la propiedad en manos del estado, ni la supresión de los partidos políticos y de la institucionalidad civil, como la prensa independiente, ni la movilización general del país como un gran cuartel, ni la supresión de la ciudadanía en nombre de la soldadesca, el pueblo uniformado… Nada de eso… Fue la quiebra de la base económica que sustentaba ese modelo, con sus bondades y maldades, y la introducción de muy controladas y pequeñas dosis de capitalismo lo que hizo que muchos perdieran la cabeza, la vergüenza y pusieran pies en polvorosa. La realidad entró en la utopía. Sólo una prensa poco comprometida con la verdad y con tan bajo compromiso con la ética periodística puede darle cabida a tamaño desaguisado. No recuerdo haber leído en la prensa norteamericana tales criterios para enjuiciar políticamente la realidad cubana. Cualquier persona medianamente sensata sabe que son insostenibles. Dice Padura que sus “personajes se han ido haciendo cada vez más descarnados y trágicos, pero lo es porque la realidad de Cuba se ha vuelto igual de descarnada y trágica”. Creo que Padura o no ha leído o ha leído muy descuidadamente la literatura norteamericana… O quizás no haya pasado de Louise Marie Alcott. Y aún así… La constelación de losers, inadaptados, bandidos, degenerados, idiotas que pululan en la literatura norteamericana es impresionante, porque la realidad es descarnada y trágica. Y a nadie se le ocurre hacer colapsar el sistema, ni cambiar el régimen porque la realidad es descarnada y trágica. Casi al final del artículo dice Padura que escribe los guiones que le encargan con mucha nostalgia… ¿Nostalgia de qué? Padura, baja a la realidad, ¿qué extrañas? ¿la Cuba de los sesenta, de los setenta y de los ochenta? ¿Esas Cubas? ¿O serán Cubas Libres?